En este momento estás viendo Excavación arqueológica en la calle Espejo, nº 14

Excavación arqueológica en la calle Espejo, nº 14

Ya ha llovido desde el célebre y decepcionante Mundial de “Naranjito” del año 1982.

Y este es exactamente el mismo año en que a instancias de la Gerencia Municipal de Urbanismo se excavó el solar actualmente existente en la calle del Espejo, nº 14. Del antiguo inmueble pervive parte de su fachada principal entre medianerías.

Manzana nº 418 Planimetría General
Fotografía 1: La manzana nº 418 según la representa la Planimetría General de Madrid, en el siglo XVIII. La casa señalizada con el nº 11 se corresponde con el actual solar de la calle del Espejo, nº 14.

Consultada la antigua Planimetría General de Madrid, catastro urbano efectuado entre los años 1749 y 1774, desde el reinado de Fernando VI hasta el de Carlos III, contemplamos el plano físico de la manzana en aquel entonces numerada como 418 (foto 1),

Esta manzana se encuentra actualmente delimitada, siguiendo el orden de las agujas del reloj, por las calles del Espejo, calle de la Independencia, plaza de Isabel II, calle de la Escalinata, calle del Mesón de Paños, para finalizar en la costanilla de Santiago.

Volviendo a la Planimetría dieciochesca, comprobamos que el solar sobre el que tratamos, en aquella época llevaba el número 11 de la referida calle del Espejo, y en el tomo correspondiente a los “asientos” encontramos esta descripción de la propiedad inmobiliaria, así como de las rentas impositivas que la gravaban: “Al vínculo que formó Don Antonio Lopez Salces, fuè de Don Juan de Salcedo, y de Gabriel Valenciano, privilegiada sin carga por Don Fernando Salcedo en 14 de diciembre de 1641; y hallándose en ella sin exempcion 446 pies ¼ se les impuso 3.750 maravedíes desde 1º de enero de 1757 que redimió dicho posehedor, con cedula de 5 de febrero de 1766. (…) Renta: 5.964 Carga: 0

Sospechamos que la parte de fachada actualmente subsistente se corresponda con la primera mitad del siglo XVIII, siendo por tanto una de las pocas construcciones que, aunque parcialmente, subsistió a la demolición general del barrio de Santiago decretada por el rey José Napoleón I en 1809, y que dio origen al actual barrio decimonónico edificado entre 1827 y 1840. Bien es cierto que hay que reconocer que la manzana nº 418 no se vio tan afectada por la referida campaña de demoliciones.

No obstante, en los años 1960 el gran caserón palaciego fue declarado en ruina y demolido, con excepción de la fachada parcialmente conservada.

La excavación arqueológica de urgencia autorizada en 1982 fue efectuada por los arqueólogos Luis Caballero Zoreda, Hortensia Larrén Izquierdo, Manuel Retuerce Velasco y Araceli Turina Gómez, en un período concedido por la Administración realmente cicatero: apenas del 31 de mayo al 23 de junio del referido año.

Para tener un conocimiento más exhaustivo del resultado de la excavación, seguimos la descripción que realiza el profesor Castellanos Oñate:

Este sondeo permitió comprobar que dicho muro medianero (medianería con la finca nº 13 de la calle de la Escalinata) no tenía bajo la rasante una constitución homogénea, sino que estaba formado por la superposición en altura de varias etapas constructivas claramente diferenciadas:

A) Hasta la cota -2,90 metros: Muro coetáneo, incluido su cimiento y un relleno en el estrato inferior.
B) Entre las cotas – 2,90 y – 3,80 metros: Muro de caliza de 90 centímetros de altura, formado por seis hiladas de sillares semiescuadrados, con la inclusión de alguna pieza ocasional de yeso y de pedernal.
C) Entre las cotas – 3,80 y – 5,10 metros: Muro de mampostería de pedernal de 1,30 metros de altura, con piezas de tamaño mediano que no formaban hiladas.
D) Entre las cotas -5.10 y -7,60 metros: Muro de mampostería de pedernal de 2,50 metros de altura construido con piezas de gran tamaño, algunas de ellas ya sillarejos; su cara exterior sobresalía 0,25 metros con respecto a la de la etapa anterior. El muro continuaba por debajo de la cota -7.60 metros, embutido en arcilla, pero las reducidas dimensiones de la cata impidieron profundizar más.

Por el sistema constructivo utilizado, se concluyó que esta última etapa formaba parte de la muralla primitiva del segundo recinto, y que las dos situadas sobre ella serían ampliaciones o reconstrucciones posteriores; (…) No se obtuvo ningún dato acerca de su fecha de construcción, pero la técnica empleada en ella parecía descartar que fuera obra islámica. (…) En el interior del solar, a 5,25 metros del muro medianero, apareció el estrato de arcilla virgen a una profundidad de dos metros bajo la rasante, mientras que en la vertical de dicha medianería, a una profanidad de 5,30 metros, se encontró un estrato de arena de río, de formación aparentemente humana. La muralla, pues, se había construido a media ladera, con el terreno interior bastante más elevado que el exterior: el suelo en cuesta de la parte intramuros habría sido, probablemente, la causa de que el adosamiento de edificaciones a la cara interior de la muralla se hubiera demorado bastante, habiéndose de rellenar el desnivel en ese momento con echadizos procedentes de otros lugares, lo cual justificaba, por otro lado que los materiales cerámicos musulmanes encontrados no se hubieran podido relacionar con estructuras de habitación”.

(GEA ORTIGAS, Isabel; CASTELLANOS OÑATE José Manuel -2008- “Madrid musulmán, judío y cristiano. Las murallas medievales de Madrid” Edit. La Librería).

Han debido transcurrir 39 años para que se retomen los trabajos arqueológicos y de adecuación de los restos de muralla que subsisten en el solar de la calle del Espejo, nº 14, que están siendo ejecutados por la empresa URCOTEX, que meses atrás llevó a cabo también la excavación parcial de la muralla emiral-califal subsistente bajo los jardines de Larra.

La fachada semiderruida de la antigua casona se mostraba desde hace un par de años recubierta de lonas para prevenir posibles desprendimientos con el consiguiente riesgo para los peatones. En estos momentos, la fachada ha sido andamiada, como podemos apreciar en la segunda imagen (foto 2).

Excavaciones Calle Espejo
Fotografía 2: Fachada de la antigua casona de la calle del Espejo, nº 14, andamiada.

 

Para el acceso cómodo de la maquinaria y del material de obra ha sido preciso desmontar la portada, que constaba de jambas y dintel enterizos en granito, según podemos apreciar en la tercera imagen (foto 3).

Excavaciones Calle Espejo
Fotografía 3: Gran hueco de acceso al interior del solar tras el desmontaje de la portada.

 

El interior del solar ya se ve limpio de los montones de escombros cubiertos de maleza que lo ha caracterizado durante estos casi cuarenta años, según apreciamos en la cuarta imagen (foto 4).

Excavaciones Calle Espejo
Fotografía 4: Imagen interior del solar una vez desbrozado y nivelado.

 

La siguiente imagen (foto 5), nos permite apreciar claramente el límite del solar del número 4 de la calle Espejo con las fachadas medianeras de la calle de la Escalinata nº 17, y de la calle de la Independencia nº 2, respectivamente a derecha e izquierda de la rinconada que las une.

Excavaciones Calle Espejo
Fotografía 5: Solar nivelado limitado por las fincas de las calles de la Independencia, nº 2 y de Escalinata nº 17.

 

Mirando en dirección este podemos apreciar el muro de ladrillo divisorio de las fincas de Espejo, nº 14, en relación a las fincas de los números 15 y 13 de la calle de la Escalinata (foto 6). Es esa tapia o muro divisorio el que se excavó en 1982 con el resultado positivo de hallarse la muralla castellana del siglo XII bajo el mismo, con una altura documentada, incluyendo las remodelaciones y ampliaciones, de unos 4,70 metros, si bien hay que recordar que los arqueólogos constataron en ese momento que la muralla proseguía a mayor profundidad en un terreno arcilloso, pero el pequeño tamaño de la cata impidió profundizar más en aquel momento. No olvidemos que la mayor parte del suelo que se observa en el solar es terreno de relleno y echadizo. La muralla castellana del siglo XII discurría a media ladera, y cuando a finales del siglo XV, comienzos del XVI, se lotificaron los sectores de muralla entre los cubos de la misma hubo que proceder a rellenar y nivelar el terreno para poder edificar viviendas adosadas a la muralla.

Excavaciones Calle Espejo
Fotografía 6: Muro medianero de Espejo, 14, con las fincas situadas en los números 15 y 13 de la calle de la Escalinata. Este muro apoya directamente sobre la muralla castellana.

 

Accedemos a la parte opuesta del solar de la calle Espejo, nº 14, que se corresponde con las antiguas fincas urbanas numeradas con el 22 y el 23 de la calle de la Escalinata, derribadas respectivamente en 1943 y 1944, y actualmente unificadas en una única finca con el nº 14 (foto 7). Esta construcción baja alberga un aparcamiento de vehículos desde el año 1945, y el muro de carga de su fondo lo constituye el propio paramento de la muralla, parcialmente enfoscado.

Excavaciones Calle Espejo
Fotografía 7: Garaje o estacionamiento de vehículos en el nº13 de la calle de la Escalinata en uso desde 1945. Su muro de apoyo es la propia muralla castellana del siglo XII.

 

Acabamos nuestro recorrido frente al solar del nº 21 de la calle de la Escalinata (foto 8), también de propiedad municipal como el visitado en Espejo nº 14. El paramento de la muralla castellana sigue esperando la intervención de las administraciones públicas para proceder a su restauración, como asimismo a la excavación arqueológica de su solar que, hace pocos años, fue recubierta de una capa de cemento. La restauración y posterior adecuación de este tramo de muralla para el disfrute ciudadano quizá depare un resultado tan feliz como el que en su día ofreció la restauración del tramo de muralla existente en los antiguos números 15 y 17 de la calle del Almendro.

Solar del nº 21 de la calle de la Escalinata
Fotografía 8: Solar de la calle de la Escalinata, nº 21.
Asoman algunos de los mampuestos de la muralla cristiana que lleva años a que las administraciones públicas se decidan a restaurarla y ponerla en valor para disfrute de la ciudadanía.

 

Fotografías: Julio Real González.

Julio Real González

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Luis Gomez

    Hola, me gustaría poder ver en esta revista algún articulo relacionado con el yacimiento carpetanos y romano de Carabanchel, ahora en peligro por el nuevo plan urbanístico recientemente aprobado por el ayuntamiento.
    Un saludo

    1. El Gato Bloguero

      Hola, Luis.
      A nosotros también nos gustaría publicar un artículo sobre este yacimiento de Carabanchel -como de otros muchos temas más que tenemos pendientes en el tintero pendientes de diversas cuestiones-. ​¿Conoces a alguien competente en la materia que esté dispuesto a colaborar con nuestra revista?
      Un saludo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.