Restos muralla Jardín de Larra 3

Más detalles sobre el yacimiento arqueológico del Jardín de Larra

Seguimos rondando el flamante segundo yacimiento arqueológico, que continúa y hace progresar los trabajos efectuados entre los días 20 y 30 de noviembre de 2018.

La 1ª cata, como ya adelantaba nuestro amigo y compañero, el profesor Castellanos Oñate, se ubica en la rinconada noroccidental de la fachada trasera de la finca nº 5 de la calle del Factor; exactamente en el punto en que sobre un amasijo de piedras se situaba el tocón de un cedro talado hace ya bastanes años, y que servía de improvisada mesa para los usuarios de los jardines que disfrutan en el mismo de frecuentes reuniones de consumo colectivo etílico (vulgo «botellones»).

 

Restos muralla Jardín de Larra 1
Restos muralla Jardín de Larra 3
Restos muralla Jardín de Larra 5
Restos muralla Jardín de Larra 2
Restos muralla Jardín de Larra 4
Restos muralla Jardín de Larra 6

En la referida foto aparece una estructura de planta rectangular elaborada en mampostería, que observamos en visión desde el oeste hacia oriente. Se aprecia en primer plano, en el interior de la estructura un cajeado forrado de ladrillo efectuado cuando la muralla perdió su función defensiva y se edificó sobre misma en el siglo XVI sirviendo de cimentación a una de las casas que integraban la antigua manzana nº 440. En la segunda foto apreciamos partes de la fachada meridional del posible cubo con tres hiladas concertadas de mampuestos. La tercera imagen muestra una visión cenital de la estructura; ésta muestra una configuración inusualmente alargarda, de forma rectangular, aunque dicha conformación pueda quizá deberse a incluir el cubo o torreón cuadrangular, adosado al lienzo de la propia muralla. A la derecha el cajeado forrado de ladrillo, elaborado en la época en que se edificó sobre la muralla a modo de cimentación, y que al ser demolido en el siglo XIX, y ser este área ajardinado se aprovechó para plantar el cedro, del que últimamente subsistía un tocón. También es posible que toda la sección interior del cubo fuera vaciada en época indeterminada y la sección de muro que divide ambos cajeados se levantara en la época de edificación de la finca en el siglo XVI.En la parte superior se aprecia parte del pavimento de baldosa cerámica de una de las habitaciones de esta casona demolida en el siglo XIX. En la cuarta fotografía, apreciamos la segunda cata abierta a escasos metros al norte de la que acabamos de visitar. Podemos apreciar claramente la fachada interior del lienzo de muralla emiral del que nace perpendicular al mismo un muro en mampostería, que posiblemente se corresponda con una de las viviendas que, ya en época bajomedieval, y quizá moderna, se adosó a la muralla como muro de carga, una vez perdida la función militar y fiscal de la misma, eliminándose el paso de ronda interior y lotificadas las distintas parcelas para su edificación. Asimismo, se aprecia el forrado de ladrillo del que se dotó a la fachada interior de la muralla a fin de igualarla de los deterioros que hubiera sufrido en dicha época (fines del siglo XV, comienzos del XVI). Asimismo, se aprecian en la parte inferior derecha, un sillar perfectamente escuadrado, posiblemente de granito, dotado de dos espigas metálicas oxidadas, y dos perforaciones cuadrangulares; a la derecha del mismo, aún subsiste una viejísima viga de madera igualmente dotada de perforaciones cuadrangulares; y a su derecha, una vieja tubería.
En la quinta foto podemos apreciar el aspecto que muestra la fachada exterior de este tramo de la muralla.
Y la última, permite apreciar una visión cuasicenital de este tramo de muralla para apreciar su grosor y contundencia.
Seguiremos informando.

Julio Real González

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.