Colegio Público Apolo XI, en Peña Grande

Nos vamos acercando, poco a poco, a las conmemoraciones de los cincuenta años del primer viaje tripulado a la superficie de la Luna, que vendrán para el verano que viene, y de las que se ha estrenado, como aperitivo, la película “The First Man” sobre la vida y milagros de Neil Armstrong.

Madrid tuvo más conexiones con aquel hecho histórico de las que se cree la gente, pues la NASA montó tres estaciones de radio para tener contacto permanente con las naves Apolo cualquiera que fuera su posición con respecto a nuestro planeta. Una estaba en Norteamérica, otra en Australia y otra en nuestra Sierra. Una experiencia previa en Canarias, la de Maspalomas, había sido decepcionante debido a la contaminación electromagnética producida por el “boom” turístico, de ahí que se poblaran las montañas del noroeste de Madrid con antenas en Fresnedillas, Robledo de Chavela y Cebreros.

El nombre de “Apolo XI” fue dado a un colegio público del barrio de Peña Grande, que tuvo incluso, como decoración, una réplica del módulo lunar. Algunas casas de los alrededores también acabaron siendo “colonia Apolo XI” y con tal nombre aparecían en los callejeros hasta hace no mucho tiempo. El colegio fue terminado de construir el mismo día en que Armstrong y Aldrin pisaron nuestro satélite, y de ahí la decisión de bautizarlo de tal manera. Fue inaugurado oficialmente el 30 de enero de 1970. Contaba con 32 aulas convencionales, 2 complementarias, 2 para trabajos manuales y una sala multiusos.

Posteriormente fue rebautizado como “Colegio Arroyofresno” y sus alumnos trasladados a otros centros en 2010. En la actualidad se mantiene como “Casa de niños” de la Comunidad de Madrid para menores de 3 años.

Juan Pedro Esteve García

Desde tiempos del Neolítico at Foro del Viejo Madrid
Nacido en 1975 en el mundo 1.0. y orgulloso de tal condición, la educación sentimental de este gato es un batiburrillo en el que caben George Lucas, Luz Casal, la Sveriges Radio de onda corta y los trenes de cercanías de la sierra (cuando eran azules). Mira al pasado sin excesiva nostalgia, pero ve el futuro con bastante escepticismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.