El Santo Niño del Remedio

Santo Niño del Remedio

Imagen del Santo Niño del Remedio. Fuente: Acción Católica General de Madrid

 

En el número seis de la calle de los Donados, sobre los terrenos donde antaño se levantara el Hospital de Santa Catalina de los Donados, se alza el Oratorio del Santo Niño del Remedio, construido en 1917 para albergar la talla del mismo nombre, un Niño Jesús de finales del siglo XVI que goza de fama de milagrero. Todos los día 13 de cada mes ante la puerta del oratorio una larga cola de fieles esperan su turno para besar la imagen.

La historia del Santo Niño del Remedio comienza en 1898, cuando Pedro Martín Marazuela, de oficio encuardenador, adquiere la talla a … Pero mejor que os lo cuente el propio Sr. Marazuela en esta entrevista publicada por «Nuevo Mundo» el 7 de febrero de 1900:


«Es la nota religiosa de actualidad.

Un modesto encuadernador de la Costanilla de los Ángeles, llamado Pedro Marazuela, posee un niño de Dios, en talla artistica, al cual atribuyen las personas que le conocen méritos extraordinarios.
Desde hace tiempo el Niño del Santo Remedio, se halla instalado en un oratorio particular en la casa de Marazuela, y la fama de la imagen ha cundido por todo Madrid, siendo innumerables las señoras que á diario acuden á rezar fervorosamente á la capillita que reproducimos en esta plana.

¿Cómo se descubrió el prodigio? ¿Qué milagros ha hecho el niño? ¿Qué actitud observan en la materia las autoridades eclesiásticas?

El Sr. Marazuela no se muestra propicio á referir la historia del hallazgo de la escultura, pero se cuenta que la heredó de una anciana que murió, y á quien él había socorrido. Primeramente el niño, lujosamente vestido por las hijas del encuadernador, ocupaba un oratorio diminuto. Cierta señora piadosa le exhortó á que ampliase el recinto, y así se hizo, pagando aquella los gastos que originó la transformación, excepto 243 pesetas quo tenía Marazuela en un cepillo, producto de las limosnas de los fieles, reunidas en el espacio de dos años. Este dato lo subraya el interesado para que la malicia no invente ingresos que no ha recibido.

El 1º de Enero último fué bendecida la capilla por el Sr. Auditor de la Rota, y en la actualidad son muchos los votos que hacen al niño, del cual se dice que ha salvado á varios enfermos encomendados á él.

Cuando el Sr. Marazuela comenzó á admitir en su morada á los fieles, aún no tenia nombre la imagen. Para dárselo, de acuerdo con el Rector de Santa Catalina, se verifico una solemne ceremonia en dicho templo: se colocaron en un vaso cuatro boletas con los nombres del Perdón, Remedio, Esperanza y Socorro, y el sacerdote, después de la misa, sacó una, que contenía el segundo. Casualmente la víspera, el dueño de la imagen había practicado en su domicilio otro  sorteo, y obtuvo el mismo nombre del Remedio.

El referido industrial ha compuesto una novena, que el Obispo de la diócesis no ha querido autorizar, añadiendo que mientras el niño no sea trasladado á un templo, prohibe toda manifestacion religiosa. El interesado cuenta que acata y respeta las disposiciones de su ilustrisima, pero que no autorizará nunca la traslación del Santo Niño…

—Conservaré sin imprimir la novena —dice— pero admitiré en el oratorio á cuantas personas acudan á implorar el favor del milagroso hijo de Dios… Sé que me harán luna guerra sorda, pero tengo fé en que mi empresa es meritoria, y soportaré con resignación los golpes de mis enemigos.

En la Costanilla de los Angeles se ven todos los días coches de lujo que forman cola delante de los talleres de Marazuela. Del efecto causado en las mujeres por el Niño del Remedio, da exacta idea el hecho de que nuestro amigo Compañy hace centenares de retratos de la imagen, por cuenta del encuadernador, á quien se los compran los devotos.

El Sr. Marazuela y su hija en la Capilla del Niño

El Sr. Marazuela y su hija en la Capilla del Niño. “Nuevo Mundo”, 7/II/1900

El oratorio se halla decorado con el mejor gusto, y el altar en que se encuentra el Niño lo alumbran numerosas velas rizadas, regalo de los fieles. La túnica de la imagen es de seda, con bordados en oro, y confeccionada por la hija del Sr. Marazuela, que, como su padre, siente veneración profunda hacia la milagrosa efigie.

Al comentar la devoción extraordinaria que inspira entre elevada clase social del Niño del Remedio, recuerdan algunos los orígenes del culto que se profesa a distintas imágenes en Madrid y en provincias.

La Virgen de la Paloma, que en la corte recibe las ofrendas de las clases populares, apareció en un humilde portal, un cuyo lugar se alza hoy la capilla de la calle de Fuencarral.  La muy venerada de Covadonga, tiene una leyenda interesante. Se cuenta que la batalla en que los moros sufrieron tremenda derrota, fue ganada por los astures con el auxilio de la Virgen que estaba escondida en la famosa cueva, donde hoy se admira el santuario. De esta cueva quiso D. Pelayo sacar cierto día á un malhechor, y el ermitaño que la habitaba se lo impidió profetizándole que llegada ocasión en que él mismo buscarla refugio en la gruta.

La imagen que al encuadernador de la Costanilla cree milagrosa, es una escultura artistica.

NM

Fotografia de Compañy.».

El Gato Bloguero
Sígueme en:

El Gato Bloguero

Soy el gato responsable de este blog.
El Gato Bloguero
Sígueme en:

Latest posts by El Gato Bloguero (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *