Nueva cartelería en la muralla andalusí

Ya iba siendo hora.

Se trata de la tercera tanda de carteles que se coloca en la parte final de la calle Mayor, y mirador de la Cuesta de la Vega para ilustrar sobre la muralla andalusí del periodo emiral-califal (ss. IX-X d.C.), en su tramo actualmente englobado en el parque del Emir Mohamed I.

Fotografía nº 1.

La foto primera muestra el primer cartel que encontramos bajando la calle Mayor, tras dejar atrás su nº 83, donde se encuentra la sede del Tribunal Económico-Administrativo del Ayuntamiento, y en la reja de cierre norte del parque. Comprobamos que este cartel recoge un nuevo plano de todo el sector del parque reflejando con mayor detalle la estructura y trazado de la muralla emiral-califal, con los elementos visibles y ocultos, según apreciamos en la segunda foto. No deja de llamar la atención la presentación de una fotografía aérea de la zona mostrando el sector andalusí en el actual callejero de la ciudad, al incluirse una zona urbana sombreada en color naranja al que se denomina “Medina”, y que se corresponde con el hipotético trazado de una supuesta muralla intermedia alzada durante el califato cordobés, ya en el siglo X, y que englobaría la denominada “medinilla”, circunstancia urbana e histórica no comprobada actualmente, y con pocos visos de que alguna vez pueda acreditarse. Esta imagen podemos apreciarla en la tercera fotografía.

Fotografía nº 2.

Fotografía nº 3.

Fotografía nº 4.

En la foto 4ª podemos apreciar parte del segundo cartel de la verja norte del parque, destacando en la 5ª foto uno de los textos en lengua árabe moderna.

Fotografía nº 5.

Fotografía nº 6.

La foto 6ª muestra el nuevo cartel colocado sobre el mirador norte de la base de la torre sur de la Puerta de la Vega. En ella nos llama la atención el plano actualizado del Madrid islámico, que observamos en la séptima foto, en la que ya se determina sin ambigüedad alguna el carácter castellano (cristiano de reconquista) del Alcázar madrileño (que se levantaría a partir del siglo XII), y emplazando el antiguo castillo emiral-califal dentro dela “almudaina”, en concreto en la zona que ahora ocupan los altos de la calle Rebeque, que era la más elevada topográficamente dentro de las 4 hectáreas que englobaba la muralla. No obstante, otros autores ubican ese alcázar islámico en la zona ocupada actualmente por la catedral, en el conjunto de edificaciones conocido en el siglo XIV como “castillo de los judíos”. Otra opción, defendida por otros investigadores, sitúa el castillo agareno sobre el emplazamiento del actual Palacio de Uceda, sede de Capitanía General y del Consejo de Estado.

Fotografía nº 7.

Fotografía nº 8.

La 8ª foto muestra el cartel de la izquierda situado sobre el propio parque, que no presenta grandes novedades ni en el texto ni en las imágenes que muestra.

En la 9ª foto mostramos el cartel de la derecha de este mirador oriental sobre el parque, que sí muestra dos imágenes interesantes.

Fotografía nº 9.

Fotografía nº 10.

Así, en la foto nº 10 apreciamos el plano sobre el callejero actual de los dos trazados amurallados defensivos medievales: al andalusí (edificado y reformado entre los siglos IX y X) y el castellano (edificado entre los siglos XII y XIII). Lo más llamativo se constata en el trazado del recinto andalusí. Como novedad, se han incluido como restos conservados del mismo, aparte de los ya conocidos del propio parque del Emir Mohamed I, y de los aparecidos con motivos de la construcción del Museo de Colecciones Reales, los reflejados en el tramo calle del Factor-calle de Rebeque. Se refleja como restos arqueológicos conservados en el sector noroccidental del tramo andalusí los analizados en la muralla-pretil de la calle Factor en su confluencia con Rebeque, en tanto que la continuación de la misma, en su tramo paralelo por la calle Rebeque hasta su confluencia con la calle de Requena se hace constatar como “tramo documentado gráficamente en planta”, y que podría corresponderse con el cierre oriental del albacar andalusí, o con el primer cierre de la muralla castellana antes de ser ampliada posteriormente hacia el norte. No se hace alusión de ningún tipo al tramo, casi seguro correspondiente a la muralla andalusí, aparecido y excavado entre el 20 y el 30 de noviembre de 2018 en el jardín de Larra, con orientación noreste-suroeste, a partir de la calle del Factor. Tapado el día de San Andrés, estamos pendientes de la publicación del informe preliminar por parte de la DIRECCIÓN GENERAL DE PATRIMONIO CULTURAL de la Comunidad de Madrid, y que se apruebe pertinente presupuesto y proyecto de excavación en el Jardín de Larra para sacar a la luz, estudiar, restaurar y dejar a la vista los tramos de muralla que se ocultan en el subsuelo del jardín. Nos llama, asimismo la atención algún breve tramo de muralla andalusí que se refleja en el plano como aparecido arqueológicamente bajo el referido jardín. Parece constatarse asimismo, la relación del muro de aparejo aparecido en el sótano del Palacio de Abrantes, con un conjunto de torre y muralla perteneciente al antiguo Arco de Santa María, también de progenie árabe.

Fotografía nº 11.

La segunda ilustración de este cartel que vemos en la foto 11ª muestra un plano general del callejero de Madrid, reflejando el trazado de los sucesivos recintos murados que poseyó Madrid. Llama la atención que el trazado referido a la “cerca de Felipe II”, ya no se hace pasar por la esquina noroccidental del antiguo edificio del Senado, junto a la calle de Bailén, donde subsiste un enigmático muro de mampostería y ladrillo. Ya sabemos que recientemente se ha retirado la placa romboidal amarilla del plan “Memoria de Madrid” que atribuía dicho lienzo a la referida cerca edificada bajo el reinado del monarca prudente. Quizá ha habido algún estudio que ha desmentido esta atribución, pero desconocemos si ha sido publicado.

Fotografía nº 12.

Y nos despedimos del parque del Emir Mohamed I y de su nueva cartelería con la foto nº 12, a fin de denunciar el estado de negligente abandono que muestra el torreón meridional de la Puerta de la Vega y su muralla adyacente, convertido en vertedero, y donde crecen matorrales sin control, siendo el punto vergonzante de este parque, en general bien cuidado y mantenido por el Ayuntamiento.

Julio Real González
Últimas entradas de Julio Real González (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.